La increíble historia de Alex Smith no deja de sorprender a propios y extraños.

El quarterback de Washington recibió la autorización para volver a entrenamientos después de romperse la tibia y el peroné en noviembre de 2018.

Dicho suceso implicó lo siguiente: estar 3 meses en una silla de ruedas, estuvo cerca de perder la vida, pasó por 17 cirugías y 1 año 9 meses fuera de los emparrillados.

El QB de 36 años de edad fue dado de alta por los doctores para regresar a la actividad de los entrenamientos y poder competir por un lugar como titular contra Dwayne Haskins y el recién llegado, Kyle Allen.

Tras recibir la noticia, la familia del jugador festejó la activación de Alex Smith con el equipo de Washington.

Fue empapado con champagne y recibió un pastel con el casco de la franquicia.