Washington ha dejado de llamarse Redskins y anulado el logotipo que representa la
cabeza y las plumas de un indio para denominarse, al menos por esta
temporada, Washington Football Team.

La decisión es provisional pues la entidad busca tener más tiempo para consumar una elección permanente del nombre.

El
equipo continuará el proceso de retirar el nombre anterior y anularlo
de espacios físicos y digitales en los próximos 50 días, de carea al
primer partido de temporada regular, el 13 de septiembre, contra los
Eagles de Filadelfia.

El Washington Football Team no tendrá
ningún cambio en su esquema de color por lo que seguirá utilizando el
burdeos y oro, mientras que el logotipo del casco será reemplazado por
el número de oro de cada jugador.

El Equipo de Washington
debutará con su uniforme de local, utilizará la indumentaria
número 2 fuera de casa, contra los Cardinals de Arizona.

Si bien
el equipo de fútbol de Washington usa estos uniformes y cascos para la
temporada 2020, buscará la opinión de los jugadores, exalumnos,
aficionados, patrocinadores y la comunidad sobre el nombre del equipo
que usará en el futuro.

El equipo retiró el 13 de julio el nombre
que había usado durante 87 años como consecuencia de un estudio en e
que quedaron expuestas las reivindicaciones históricas de los grupos
nativos del país y la discriminación que alegan sentir por la expresión
Redskins.

El dueño del equipo de Washington, Dan Snyder, se había resistido durante años a cambiar el nombre.

Algunos que trabajaban para Snyder dijeron que creían que preferiría vender el equipo que usar un nuevo nombre.

La
controversia en torno al nombre fue anterior a la compra del equipo por
parte de Snyder en mayo de 1999. Cuando Washington jugó en el Super
Bowl XXVI después de la temporada de 1991, había 2.000 manifestantes
fuera del Metrodome en Minneapolis.

El entonces dueño, Jack Kent Cooke, también resistió la presiòn del cambio por considerar que no era despectivo.

Pero
Snyder y la franquicia han estado bajo presión tras las protestas por
la muerte del ciudadano de raza negra George Floyd, el 25 de mayo, por
un policíoa en Minneapolis.

Al menos 87 accionistas minoritarios
que engloban unos 620 millones de dólares dentro de equipo pidieron a
los patrocinadores FedEx, PepsiCo y Nike dejar de hacer negocios con el
equipo a menos que se cambiara el nombre.

El 2 de julio, FedEx
emitió un comunicado diciendo que le había dicho al equipo que quería
que se cambiara el nombre. Los otros patrocinadores siguieron el mismo
camino.

La multinacional Amazon, primero, y luego las grandes
cadenas de tiendas Walmart y Target también anunciaron que no venderían
más la mercancía con el nombre de los Redskins de Washington, mientras
que FedEx informó al equipo que eliminaría su nombre del estadio si la
temporada 2021 no cambiaba el suyo.

FedEx firmó un acuerdo de
derechos de denominación por 27 años por 205 millones en 1998, además
que su dueño y CEO, Fred Smith, ha sido un accionista minoritario en la
franquicia de Washington desde el 2003.