Alex Smith no tuvo participación en la derrota del
Washington Football Team 31-23 ante los Tampa Bay Buccaneers en la ronda de
Wild Card, más de dos años después de sufrir una fractura de tibia y peroné que
casi termina con su vida. 

El sorprendente regreso de Smith, que fue titular en seis partidos para
Washington en el 2020, tuvo un agrio final ya que Ron Rivera no lo incluyó en
la lista de jugadores elegibles debido a una lesión en la pantorrilla derecha.

Ahora, el futuro de Smith en Washington y en la NFL está en
duda, a pesar de que su contrato expira en el 2022.

En conferencia de prensa, el quarterback de 36 años de edad declaró
que analizará sus siguientes pasos tras consultar con su esposa Elizabeth.

“Me divertí mucho este año, estar de regreso en el vestidor
y en el campo, jugando algo que amo y el poder perderte en ese sentimiento es uno de las sensaciones más gratificantes que existen en el mundo… Mi esposa ha pasado por demasiado, mi familia
también”, apuntó Smith.

Ron Rivera, entrenador en jefe de Washington, expresó que definir el
futuro del puesto de quarterback en el equipo es su prioridad.

Rivera agregó que pronto se juntará con Dan Snyder, dueño
del equipo, para explicarle su visión sobre los próximos años.

En cuanto a Smith, el experimentado entrenador dijo que evaluarán
la situación, expresando su tormento al dejar fuera al exjugador de los San
Francisco 49ers.

“Odié hacérselo a Alex, pero fue para lo mejor. Alex fue
increíble; créanme, es un gran hombre”, apuntó Rivera.

En la ya concluida temporada para Washington, Smith lanzó
para mil 220 yardas, cinco touchdowns y cinco intercepciones.

Ver más: MILTON CARAGLIO SE DESPIDIÓ DEL CRUZ AZUL TRAS DOS AÑOS Y MEDIO