El imprevisto regreso de Alex Smith como quarterback de Washington no fue suficiente para evitar la derrota por 30-10 a manos de los Rams, que contaron con un sobresaliente Jared Goff.

Goff lanzó para 309 yardas y dos touchdowns, además de anotar uno adicional por la vía terrestre, así elevando el récord de los Rams a 4-1.

Aunque Goff fue uno de los jugadores que más sobresalió dentro del emparrillado, la historia que acaparó la atención fue la de Smith, que volvió al campo en el que sufrió una terrorífica lesión a finales del 2018 que le mantuvo fuera casi dos años.

En noviembre de hace dos años, Smith sufrió una rotura de tibia y peroné en la pierna derecha, lo que causó que fuera sometido a 17 cirugías.

“Es espectacular verlo sobre un campo de futbol… Estoy muy emocionado por él”, declaró Joe Thiesmann, legendario exmariscal de campo del equipo.

Una temporada después de quedar eliminados de la postemporada, los Rams pueden presumir de un buen inicio de año, ganando sus tres partidos ante rivales de la NFC.

Todo comenzó cuando Goff arrancó el partido en el primer drive ofensivo de 76 yardas y pase de anotación hacia Darrell Henderson. Luego, encontró a Robert Woods con un pase de 56 yardas, así confirmado su brillante inicio, completando 10 pases de 10 posibles.

No contento con los dos touchdowns, el mismo Goff corrió para una anotación de dos yardas, incrementando a una ventaja 20-7 de los Rams que terminaría por ser inalcanzable.

Por parte de Washington, Allen inició en lugar de Dwayne Haskins, que ni siquiera se habría presentado al estadio. El jugador avisó al club que sufría de un virus estomacal , por lo que permaneció en casa.

LA ganó el duelo de quarterbacks. Goff terminó con 309 yardas aéreas, dos touchdowns por aire y uno por tierra, mientras que Allen y Smith se combinaron para 111 yardas por aire.

Ver más: "AGUAS CON LOS CHAVOS DE ESTADOS UNIDOS" PARA EL MUNDIAL DE 2026