El alero estrella LeBron James se sinceró al decir que su
firma de contrato por dos años más con Los Angeles Lakers no tuvo como
prioridad el valor económico (85 millones de dólares), ni que pueda
llegar a las 20 temporadas como profesional, sino el que le da la
oportunidad de poder jugar con su hijo mayor.

Su gran
objetivo y por lo que se siente motivado y emocionado es tener la
posibilidad de jugar como profesional con su hijo LeBron James Jr., de
16 años.

"Lo mejor de esto es que el año en que seré
agente libre será el mismo en que mi hijo mayor se gradue de la escuela
secundaria", declaró James este lunes en una videoconferencia con los
periodistas. "Así que tendré algunas opciones de cara al futuro".

Entre ellas, según James estarán las de permanecer cerca de su familia, de su hijo o seguir jugando en el deporte que tanto ama.

El
hijo de James, también conocido como Bronny, es un estudiante de
segundo año en Sierra Canyon High School en Chatsworth, California y
también juega como base en el equipo del colegio y la pasada temporada
salió de reserva.

Queda por ver cómo se desarrolla Bronny
como talento profesional en los próximos años o si se modificará el
acuerdo de negociación colectiva de la NBA para permitir que los
jugadores sean reclutados directamente de la escuela secundaria una vez
más, una opción que la liga eliminó en 2005.

Esta no es
la primera vez que James habla de jugar en la liga con su hijo, ya en
las Finales de la NBA del 2018, con los Cavaliers de Cleveland, en
declaraciones a la cadena de televisión ABC admitió que su mayor ilusión
y logro como profesional sería el estar en el mismo campo compitiendo
con su hijo.

"Ese sería el número uno en mi vida como
jugador de la NBA … Lo pensé porque mi hijo está a punto de cumplir 14
años, y podría llegar allí un poco antes", argumentó James, que podría
hacerlo tanto de tenerlo de compañero como de rival.

James,
quien tendrá 38 años cuando expire la extensión de contrato, no
especularía sobre cuánto tiempo podría jugar más allá de la temporada
2022-23, dado que su filosofía de la vida no es mirar demasiado al
futuro sino darlo todo en el presente.

"He tenido la
suerte de ser parte de 18 campos de entrenamiento consecutivos, y nunca
lo daré por sentado", destacó el cuatro veces ganador del premio Jugador
Más Valioso (MVP) de la liga.

De ahí, que James
reiterase que ahora su objetivo es defender un título de campeón por
cuarta vez e intentar llegar al quinto anillo después de haberlo logrado
con los Heat de Miami (dos), uno con los Cavaliers y el cuarto el
pasado octubre con los Lakers.

Luego en sus defensas solo
pudo repetir en el 2013 con los Heat, sin hacerlo en las del 2014 con
el equipo de Miami y la del 2017 con los Cavaliers.

"Aunque
es algo que tengo en mis objetivos, luego me preocupo sólo del día a
día y trato de estar en la mejor condición física posible", reconoció
James, de 35 años. "Mentalmente siempre me encuentro fuerte y disputo a
competir, sobre todo en una franquicia donde lo único que vale es el
título".

El viaje para repetir comenzará con el primero
de cuatro partidos de pretemporada el viernes contra los LA Clippers, y
la noche de apertura de la temporada regular seguirá el 22 de diciembre.

Por
ahora, James es solo otro jugador de baloncesto que se adapta a los
rigores de correr arriba y abajo de la cancha nuevamente después de un
descanso de temporada baja.

También tuvo tiempo para
admitir que "estaba dolido" por las recientes declaraciones de su
excompañero, el base Kyrie Irving, que ahora juega con los Nets de
Brooklyn, al considerar que Kevin Durant es un mejor tirador que él
cuando se dan los momentos decisivos.

James recordó que
con Irving en el campo durante las tres temporadas que estuvieron juntos
le pudo demostrar todo lo que eran capaces de hacer los dos juntos e
individualmente.

"Tengo que reconocer que siempre intenté
que él fuese el Jugador Más Valioso (MVP) de la liga, que estuviésemos
en la misma página, pero eso no pudo suceder y lo lamento", destacó
James. "Sin embargo, el hecho de que logramos un título, aunque sin
tener esa identificación que se necesita para ganar, es algo increíble".

James dijo que siempre le ha deseado lo mejor a Irving, pero insistió que se había sentido "muy dolido con sus comentarios".