El precandidato a la presidencia del Barcelona, Joan Laporta, desea que
Leo Messi “pueda esperarse a escuchar la propuesta del nuevo presidente”
antes de decidir si abandona el club, aunque también asegura que “el
Barça no se acaba” si, al final, el jugador argentino se marcha.

En
declaraciones a Catalunya Ràdio, Laporta afirmó que
necesita “la autoridad que tiene un presidente del Barça para hacerle
una propuesta seria a Messi”, con base en la situación económica del club,
que ha calificado de “muy delicada”.

El precandidato reconoce
que “no será fácil competir con otras ofertas más potentes”, pero cree
que “no solo será un tema de dinero” y que también influirá una
“propuesta atractiva” en el terreno deportivo y personal.

En este
ámbito, Laporta confía que su buena relación con Messi sea clave para
convencerle: “Con Leo nos queremos, nos apreciamos y nos respetamos. Él
sabe que he cumplido todo lo que le he dicho”.

Más allá de
conseguir la continuidad de Messi, Laporta también se ha fijado los
objetivos de resituar al Barcelona “en la primera línea deportiva
mundial”, “revertir la situación económica” y volver a ser un club de
referencia “por su compromiso con la sociedad”.

En el plano
deportivo, el expresidente azulgrana evitó hablar de posibles fichajes y aseguró que Ronald
Koeman tiene “un margen de confianza” como entrenador porque “se está
desempeñando bien y es un grande del Barça”.

El ex directivo del Barcelona hizo énfasis en las palabras de Neymar, quien aseguró que le gustaría jugar con Lionel Messi la próxima temporada.

"Tengo cosas que decir pero no quiero desestabilizar al equipo que está compitiendo y que cada vez va a más, no entraré en ese juego".

Agregando que "he visto las declaraciones y es normal que lo diga, son amigos y siempre ha habido una relación con Messi en la que sabían la jerarquía que hay entre ellos".

Otro de los nombres que le preguntaron fue de Erling Haaland, puesto que tiene conexión directa con su representante, Mino Raiola: "Tengo buena relación con varios de los grandes agentes del mundo en el futbol, tiene una gran cartera de jugadores".

Ante ello, hizo un una propuesta para su candidatura: "Si soy presidente del Barcelona estoy seguro que devolveremos la alegría y daremos a los buenos jugadores la ilusión de imaginarse que puedan jugar aquí; los buenos querrán venir a jugar aquí".

Para finalizar, Joan Laporta desea “unir al barcelonismo” y, en este sentido, anunció que ha
restablecido el contacto con su antiguo rival y también expresidente del
Barcelona, Sandro Rosell.

“Hemos revertido una mala relación.
Tenemos dos caracteres bastante explosivos, pero nos gusta hablar del
Barça y de la vida. Somos dos personas que queremos reencontrarnos”, concluyó.