La final de la Copa de Alemania, que debería jugarse el 23 de mayo en
Berlín, ha sido aplazada para una fecha todavía no definida, informó la Federación Alemana de Fútbol (DFB).

Normalmente la final de
la Copa es el cierre de la temporada en Alemania y ante la situación
actual, cuando todavía no se sabe cuando se podrá volver a jugar al
fútbol, la cúpula de la DFB optó por dejar pendientes las fechas tanto
de la final como de las dos semifinales.

La expectativa es que los partidos puedan jugarse a puerta cerrada.

La
Liga Alemana de Fútbol (DFL) ha presentado un plan para reanudar la
temporada en la primera y la segunda Bundesliga con partidos a puerta
cerrada, aunque sin fijar una fecha concreta.

Se espera que la
fecha surja de la próxima reunión entre la canciller Angela Merkel y los
primeros ministros de los estados federados dentro de una semana.

No
obstante, desde hace tres días se baraja como posible el 9 de mayo,
después de que esa fecha fuera mencionada por el primer ministro bávaro
Markus Söder y su homólogo de Renania del Norte-Westfalia, Armin
Laschet.

El plan de la DFL se basa en una serie de medidas de
prevención como la limitación de personas en los estadios, hasta cerca
de 300 contando jugadores y árbitros, y la realización de test para
todos los implicados con cierta regularidad.

Es de esperar que para los partidos de la Copa de Alemania hubiera que aplicar las mismas medidas.

Este
último punto ha desatado algunas críticas de quienes dicen que los test
que se realizarían a jugadores, cuerpo técnico y funcionarios faltarían
en otras partes.