Un día después de la muerte de Diego Armando Maradona, el Napoli tuvo que sobreponerse momentáneamente a su tiempo de duelo para enfrentar al Rijeka en acción del Grupo F de la UEFA Europa League. 


Un triunfo para los ‘Partenopei’ los podría elevar hasta la primera posición de su sector, dependiendo del resultado entre Real Sociedad y AZ Alkmaar. Para los croatas, prácticamente eliminados, una improbable victoria les daría vida a pesar de las casi nulas posibilidades.

Antes del juego, aficionados se juntaron afuera del Estadio San Paolo, llorando, aplaudiendo y celebrando la vida de Maradona. Bengalas, cohetes, mantas y un mar de personas; el ejemplo del impacto del ‘Diego’ en la ciudad napolitana.

Dentro del estadio, los jugadores salieron al campo portando una camiseta especial con el ‘10’ de Maradona y con el apellido del astro argentino en su dorsal. 

Hirving Lozano no arrancó como titular, ya que el ataque fue conformado por Eljif Elmas, Piotr Zielinski, Dries Mertens y Andrea Petagna. 


A cinco minutos del medio tiempo, Napoli logró penetrar la defensa croata. Kalidou Koulibaly encontró a Zielinski afuera del área visitante, y fue ahí que el polaco se dio la vuelta rápidamente y, tras desbordar, mandó un centro hacia el segundo poste.

Matteo Politano pareció empujar el balón al fondo de la red en primera vista, pero tras analizar los árbitros decidieron marcar un autogol de Armando Anastasio.

Con 45 minutos por jugarse, los hombres de Gennaro Gattuso se fueron al descanso líderes de su grupo, ya que la Real Sociedad y el AZ Alkmaar no se habían hecho daño.

Al 64’, Lozano y Lorenzo Insigne ingresaron al campo de juego en sustitución de Politano y Zielinski, así dando un refuerzo extra al ataque local para el último tercio del encuentro.

Aproximadamente 10 minutos después, el ‘Chucky’ se encontró con una clara ocasión de gol. Un pase de Insigne, mal cortado por la defensa, le cayó en las piernas al mexicano, que se enfiló hacia el arco rival y definió sin problema con la pierna derecha para el 2-0. 

El gol de Lozano significó su quinto gol de la actual campaña en todas las competiciones, su primero en la UEFA Europa League, y su décimo con la camiseta turquesa de los napolitanos. 

El atacante mexicano demostró tener hambre de más al 78', cuando por poco concreta su doblete tras una rápida vuelta a las afueras del área croata que terminó con un disparo por encima del arco. 

Resultado final: Napoli 2-0 HNK Rijeka. El próximo partido de los de Lozano en la competición europea será ante el AZ Alkmaar en los Países Bajos, duelo que seguramente definirá el futuro del Grupo F.