El parón vacacional de la Fórmula Uno, habitualmente en agosto y
coincidiendo con el periodo estival en el hemisferio norte, se adelanta a
los meses de marzo y abril; y se amplía a tres semanas en lugar de dos ,
a causa del coronavirus, según informó el organismo
rector deportivo de la FIA (Federación Internacional del Automóvil).

El
Mundial de F1 tenía que haber arrancado el pasado fin de semana con el
Gran Premio de Australia, en el circuito semiurbano de Albert Park, en
Melbourne, pero a última hora -el pasado viernes, poco antes de la hora
en la que estaba previsto arrancasen los entrenamientos libres- se
anunció la cancelación del mismo, a lo que se añadió el de las
siguientes tres carreras previstas, los Grandes Premios de Baréin (que
con anterioridad se anunció que se disputaría a puerta cerrada), Vietnam
y China; que inicialmente ya había quedado "pospuesto".

Durante
el parón, todos las escuderías tienen la obligación de parar cualquier
actividad relacionada con los coches y con las carreras, según anunció
el organismo rector deportivo de la FIA, que precisó que el periodo de
cierre vacacional de julio y agosto se traslada a marzo y abril.

"A
la luz del impacto global del coronavirus COVID-19 que actualmente
afecta a la organización de los eventos del Campeonato Mundial de
Fórmula Uno de la FIA, el Consejo Mundial del Deporte del Motor aprobó
un cambio del reglamento deportivo de la Fórmula Uno para 2020 que
traslada el período de cierre de verano de julio y agosto a marzo y
abril; y lo extiende de 14 a 21 días", explica el comunicado hecho
público este miércoles.

"Todos los competidores deberán afrontar
un periodo de cierre de 21 días consecutivos, durante los meses de marzo
y/o abril", explica el comunicado.

"El cambio fue apoyado de
forma unánime tanto por el Grupo Estratégico como por la Comisión de la
F1", añade el texto hecho público este miércoles por el citado
organismo.