La sorpresa de Royal Rumble 2020 la dio una reaparición inesperada en el cuadrilátero de WWE. 


Nueve años después, el Minute Maid Park ovacionó a Edge, nuevamente, como luchador, algo que no hacía desde 2011. 

Como su fuera su primera vez, hizo vibrar al escenario cuando se lanzó contra Dolph Ziggler y Cesaro, con una emotiva estampa mirando a Randy Orton.