El inicio de la temporada de Fórmula Uno se ha
demorado luego de que el Gran Premio de Australia se retrasó de marzo a
noviembre por la pandemia del coronavirus.

La carrera que debía disputarse en Melbourne el 21 de marzo pasará al
21 de noviembre. El Gran Premio de China también se retrasó, pero aún no
hay nueva fecha. Las estrictas restricciones de viaje por la pandemia
hacen de Australia y China unos de los países con más difícil acceso
para los equipos de la competición.

La
temporada arrancará con el Gran Premio de Bahréin el 28 de marzo en
Sakhir, menos de cuatro meses después de que el mismo circuito albergase
dos pruebas de la temporada 2020.

El
calendario contará con una carrera en el circuito de Imola, en Italia,
el 18 de abril, una semana después de la fecha prevista inicialmente
para la de China. Sigue habiendo una vacante para el 2 de mayo, con el
circuito de Portimao en Portugal entre los candidatos para ese fin de
semana.

No hay margen en el calendario
para fechas posteriores. Las carreras en la segunda mitad de la
temporada han sido programadas sucesivamente en bloques de tres semanas,
cargando de trabajo a los equipos.

Demorar el GP de Australia supone también retrasar el final de la
temporada en Abu Dabi en una semana, al 12 de diciembre. El calendario
se mantiene con 23 carreras, la mayor cantidad en la historia.

Martin Pakula, el ministro de turismo del gobierno del estado
australiano de Victoria que patrocina la carrera de Melbourne, dijo que
se tomó una decisión prudente que eventualmente podría significar que
extranjeros puedan concurrir — en caso que las fronteras de Australia
se abran a tiempo.

“Esta es la decisión
correcta y queremos agradecerle a los organizadores de la Fórmula Uno
por su cooperación para tener una fecha”, dijo. “El Gran Premio de
Australia es uno de los grandes eventos en el mundo y nos aseguramos que
se realice de manera segura en noviembre”.

La pandemia ha alterado la temporada de F1 dos años consecutivos. La
prueba del año pasado en Australia se canceló luego de que un miembro de
una escudería dio positivo al virus.

Eso desencadenó una serie de aplazamientos y cancelaciones que
propiciaron un reajuste de la temporada 2020, que no comenzó hasta
julio. Hubo un calendario comprimido de 17 pruebas, todas disputadas en
Europa y Oriente Medio, que terminó en diciembre.