¿Cómo ofrecer pura energía en un show que miran cerca de 100 millones de personas en el mundo, ahora confinadas (algunas) por la pandemia de coronavirus?

El canadiense The Weeknd apareció en el Raymond James Stadium (Halftime Show del  Kansas City Chiefs vs.   Tampa Bay Buccaneers) desde la grada, adaptada para mantener la sana distancia por los protocolos de salud, una de las razones por las que pensar en Daft Punk, Ariana Grande o Rosalía fue mera especulación fabricada desde las redes sociales, con el afán de encontrar la vieja normalidad: el planeta atraviesa una enfermedad que sigue cobrando vidas a cada segundo. 

El termómetro de las redes sociales enfrió la expectativa de esos grandes nombres de la música actual para verlos en el escenario; a cada minuto que Abel Makkonen Tesfaye interpretó, el público virtual recordó ese calor de  Jennifer Lopez y Shakira apenas hace un año: hace un año no imaginábamos el congelante panorama del brote de covid-19. 

Llegaron  “Call Out My Name”, desde un auto y vestuario ya visto por los fans del After Hours. Después, "Starboy" y sus pasos más imitados en TikTok. 

"The Hills" fue el pretexto de la pirotecnia y “I Can’t Feel My Face” le dio el toque de la época actual: primer plano que satura las redes y las tendencias. 

El punto que todo mundo infló días atrás llegó: sonó “I Feel It Coming” y Daft Punk no apareció… la esperanza murió al último. 

 “Save Your Tears y “Earned It” fueron el principio del fin: Al fin apareció  “Blinding Lights” y Abel echó mano de su icónico montaje con vendas en sus bailarines, haciendo una clara alusión a la realidad que ya no tenemos: 'ponte el cubrebocas y manten la sana distancia'. 

The Weeknd entregó un  'impopular' Halftime Show que nos hizo olvidar la pandemia de coronavirus: exigimos fiesta cuando sabemos que no se puede. 

TE PUEDE INTERESAR: ¡Dupla histórica! Tom Brady y Rob Gronkowski, el dúo con más touchdowns en playoffs