Carlos Sainz, piloto español de la escudería Ferrari, afirmó en una entrevista a Efe, que el Checo Pérez, el piloto mexicano de Red
Bull, tiene capacidad para estar arriba.

"Si Red Bull
está bien, estoy seguro de que ganará podios y carreras, tiene
cualidades suficientes para estar entre los mejores", señaló.

Carlos
dedicó  unas palabras para su compañero y amigo, el mexicano Checo
Pérez, del que espera una buena temporada al volante de su nuevo equipo,
Red Bull.

"Checo hará un gran año, no lo tendrá fácil
porque llega a un equipo nuevo, y la adaptación durará unos meses, pero
creo que tiene la capacidad de sobra para, si el equipo está bien, ganar
carreras y podios y estar arriba", aseguró.

El piloto
español de Fórmula Uno reconoció en una entrevista a Efe que espera una
versión más competitiva en el regreso a la competición del bicampeón del
mundo Fernando Alonso, que volverá a la Fórmula en 2021 al volante de
Renault, tras anunciar su retirada en 2018.

El madrileño
afirmó que si el equipo acompaña, Fernando Alonso puede lograr igualar o
superar el séptimo puesto conseguido por el australiano Daniel
Ricciardo con Renault esta pasada temporada.

Carlos
Sainz, que fue presentado el pasado viernes en Maranello con su nuevo
equipo, Ferrari, hizo un repaso sobre los objetivos fijados para la
próxima temporada con la escudería italiana.

"Confío
plenamente en el proyecto, el equipo de Ferrari ha estado compitiendo
con Red Bull y Mercedes durante estos últimos años. El equipo es el
mismo, por tanto estoy seguro de que tenemos capacidad para estar
arriba", indicó.

Para el madrileño, vestir el mono rojo
de la mítica escudería italiana es todo "un sueño". "Cuando eres pequeño
y sueñas con Ferrari, sueñas con ganar, y ese el objetivo último que
tenemos para esta temporada", señaló.

Sobre la
competencia con su compañero de equipo, el monegasco Charles Leclerc,
explicó que tal y como reconoció Mattia Binotto, director ejecutivo de
Ferrari en su presentación,  no hay nada firmado sobre quién será el
líder del equipo.

"Yo saldré a competir en igualdad de
condiciones, como siempre, pero los intereses del equipo están por
encima de lo individual", recalcó.

Además comentó que su
relación con el monegasco es muy buena, y que espera compartir grandes
momentos juntos a lo largo de la temporada.

Luego, hizo
un repaso sobre su año con McLaren, en el que finalizó sexto de la
clasificación general y junto con su compañero, el británico Lando
Norris, consiguieron el tercer puesto para McLaren en el título de
constructores.

"Estoy muy satisfecho con la temporada que
hice. Al principio fue duro porque tuvimos que superar muchos baches,
pero una vez que la suerte nos acompañó y pudimos enderezar la
temporada, el sexto puesto y el podio con McLaren me dejan un buen sabor
de boca", afirmó.

Normalmente, los pilotos contaban con
seis días de pretemporada para aclimatarse a los vehículos con los que
competirán. Este año, por motivos relacionados con la Covid-19, sólo
dispondrán de un día y medio para entrenar antes del comienzo de la
competición.

Sobre este tema Sainz señaló que afectará
negativamente a los pilotos, especialmente a aquellos que cambian de
equipo: "Coche nuevo, equipo nuevo, feeling nuevo? Será complicado decir
que llegaremos al 100% al inicio del campeonato".

Por último auguró un buen papel de su padre, Carlos Sainz, que disputará el próximo tres de enero el Dakar en Yeda.

"Mi
padre creo que puede volver a ganar el Dakar, está en forma, con buena
actitud, el coche es el mismo pero han introducido mejoras, y si la
suerte le acompaña, él está preparado más que de sobra para lograr la
victoria en Arabia Sudí", aseguró.