Romain Grosjean reveló este martes en redes sociales el estado de sus manos seis semanas después de su accidente en el GP de Bahrein, con dos fotos sin vendas en las que se aprecian todavía las lesiones.

Su mensaje en Instagram advierte de que la segunda fotografía puede resultar sensible, por lo que anima a no verla a aquellos que no quieran.

Aunque su mano derecha está prácticamente recuperada, la izquierda tiene todavía rastros evidentes de las quemaduras.

VER MÁS: ROMAIN GROSJEAN MUESTRA SUS QUEMADIRAS: "ME HACE SÚPER FELIZ"

Grosjean tuvo que salir de su coche en llamas después de un accidente en la primera curva del Gran Premio de Bahrein el pasado 29 de noviembre.

El propio piloto explicó en Instagram el 16 de diciembre, día en que fue operado del pulgar izquierdo, que se había dañado el ligamento de ese dedo y que los médicos habían tenido que limpiar la herida.

"¡Mis manos están de vuelta!", dijo este martes Grosjean, que en este tiempo ha recurrido a las redes para mostrar a los aficionados su progresiva recuperación.